Difuminarse

Deseo que la nieve, el frío polar, la brisa gélida… Destruyan mis nervios, acaben con las venas de mi cuerpo, que paralicen el calor de mis células, la termodinámica de los átomos que constituyen mi ser… Mimetizarme con el espacio, entumecer las sensaciones, desprenderme de la piel y dejarme llevar donde el dolor existe, pero […]

Leer Más "Difuminarse"

Retazos de existencia

Cómo serás de Pequeña que te escabulliste en la imaginación, ingresando a mi alma por los ojos. Brillaste hasta desaparecer la oscuridad, susurrabas palabras de amor donde el amor se rindió, alimentándote de besos imaginarios, de ojos que te gritan aunque nunca te hayan visto, de cuentos para dormir en un sueño inconcluso… Pequeña como […]

Leer Más "Retazos de existencia"

En plena luz

Imposible hallarte tras haber perdido las huellas de mis manos. No hay rastro donde mi piel habitaba o polvo de labios, migajas de amor extraviadas en la memoria. Perdida andas sobre un mapa incierto de sentido, saltando de puntitas sobre vacíos de un mar inexplorado: las sensaciones de una humanidad regocijada en el ego. Pues […]

Leer Más "En plena luz"

La presencia de quien no está

Sin tener nombre eres llamado en voz baja que acaricia el silencio. Existes y no existes en algún espacio, en algún tiempo, en algún universo. Te hiciste presente de la nada, ¡que la nada contigo existe! Convives en lo etéreo, esperanza de que te unirás a los destinos. Lejos como reflejos de estrellas parece que […]

Leer Más "La presencia de quien no está"

Donde no se ve, pero está

Algo que resulta muy difícil es dar por sentado una realidad emocional cuando esta transcurre en un período largo de ausencia física. En buen cristiano, ¿cómo haces para autentificar tus sentimientos cuando desapareciste por buen tiempo? Una cosa es lo que nuestras bocas dicen, pero otra es convencer de dicha realidad cuando esta fue tapizada […]

Leer Más "Donde no se ve, pero está"

No tiene mi nombre

Esta letra no es mía, los pulsos que la escriben tampoco son los míos. Mis manos que te tocan tampoco son las mías. Los ojos que te ven, los oídos que perciben el silencio de mi placer no son míos ahora. Tampoco es de mí lo que mi cuerpo no guarda: el aire frío del […]

Leer Más "No tiene mi nombre"