Lo que nadie se imagina 18

Nathallies viste santos en una vieja iglesia de su Puerto Rico. No es broma, en realidad tiene ese oficio. Lo curioso es que estaba soltera -pretendientes nunca le faltaron- cuando aceptó el singular trabajo de diseñar los trajes de las estatuas que adornan el santuario. Eso sí, ella no es muy religiosa que digamos, pero el ingreso extra cae excelente cada fin de mes.

La chambita le duró un par de meses hasta que cierta tarde recibió un mensaje por WhatsApp. No daba crédito a lo que leía. Una vieja promesa -que linda con la broma- se hace realidad.

Nathallies sale de la iglesia sin dar explicaciones, aborda su vehículo recién terminado de pagar al banco y se dirige a su casa a toda velocidad. Allí sube a su dormitorio y saca un par de zapatitos de tacón negros y un vestido ligero de color turquesa. Lo curioso es que Nathallies tiene la habilidad para hacerse dos selfies, un video directo en Facebook y un boomerang de Instagram en pleno trajín, contando a todos de la sorpresa que se viene.

Invadida por la prisa, Nathallies sale de casa con el lápiz de labios rojo en la mano para dirigirse nuevamente al carro, donde finalmente acaba de arreglarse con ayuda del espejo retrovisor. Da un beso a su reflejo y se guiña el ojo antes de arrancar el motor.

Ya en la Catedral del Viejo San Juan, Nathallies baja del carro y camina hacia un sujeto de traje gris. Ella pega un grito de emoción. Sus rodillas tiemblan. Sus ojitos de hacen chinitos de estrellas. Se muerde un labio para verificar si se trata de un sueño o de la vida real.

El tipo de traje gris se arrodilla a menos de un metro de ella. La mira a los ojos y pronuncia de memoria lo que venía practicando horas antes en el avión.

Han pasado varios años desde la última vez que nos vimos y vengo a proponerte lo que bien ya sabes. No sé nada de tu vida, ha corrido mucha agua bajo el puente, pero tenía que intentarlo. Tú ya de cuatro décadas y yo quizá te parezca el mismo chico de antes… Como te imaginarás, estoy aquí de rodillas para pedirte la mano en matrimonio. El propósito es el de siempre y el que te comenté hace tiempo: el pasaporte americano. Imagínate: si quieres podemos tener boda para hacer el megaevento en Facebook o gastarnos el dinero en viajes por el mundo. Creo ser un buen tipo y no te pediré ni trato de pareja ni que me cocines los fines de semana. Total podemos vivir así el tiempo que nos plazca sin las obligaciones de lo que la gente hace por amor.  Si no te gusta la idea, no te preocupes: aquí tengo [saca del abrigo un papel] el documento de divorcio ya redactado. Ninguno pierde sus propiedad y lo más importante: será el divorcio más feliz del mundo, porque no será ocasionado por la infidelidad ni los celos enfermizos. Te adelanto que no ronco por las noches y duermo a veces con la luz encendida. No te pediré tampoco que duermas conmigo, aunque… Bueno, eso lo podemos negociar. No creo ser machista ni tendrás ni un pero de mi parte. No te haré berrinches cuando veamos a tus padres. De hecho, hasta me caen bien.  Ahora sí, creo que eso es todo. ¿Quieres ser mi esposa? Como verás, la piedrita del anillo no es tan grande, pero considéralo una inversión inicial. ¡Tampoco iba a tirar la casa por la ventana! ¿Anda, quieres?

Nathallies se retuerce de la risa. Mira con ternura al hombre de traje gris y le dice algo imperceptible al oído de los curiosos que se acercaron para ver tan singular escena. Ambos se ríen tras un largo abrazo de reencuentro. Ella estira el dedito índice para colocarse el aro, porque sabe que el anular está guardado para ese amor verdadero. Desde ese momento, la población de Puerto Rico aumentó en un dígito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s