No se tocan

La paz son dos fronteras que no se tocan.
Es la distancia entre kilómetros de conciencia,
millas náuticas del poco rencor,
la ausencia del grito de tu boca.

Nuestra paz es la ignorancia que tenemos.
Capitulado por el sello de la indiferencia,
legislada por los pormenores del miedo
a la convivencia en conflicto, en las trincheras.

Que las banderas blancas de tu torreón
es el paño ensangrentado vetado por el tiempo,
la lejía ácida de lágrimas antes del perdón.

No hay paz en tu lejos. No hay paz a solas.
Si me preguntas otra vez al respecto,
la paz son dos fronteras que no se tocan.

Foto: The U.S. Army – Flickr. Bajo licencia de Creative Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s