Sin título

La batalla entre dos costas no cesa,
el deseo de guerra proclama lujuria,
dos costas se rozan, se tocan,
y la maleza descubre tu historia
enterrada en tu piel oscura.
Aquellas costas se enfrentan
tensadas entre ellas,
entre las probabilidades
de paz y de amor en la guerra.
Continúa peleando, la guerra
entre dos costas de islas distintas.
Islas que pertenecen al continente
de dos plazas de un cama.
Solitarias aquellas costas,
tensadas aquellas en una pelea
por desatar otras…
encausando expediciones
a la incertidumbre del ser.

Foto: Adolphe Yvon – Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s