Strangers in the night

Así como de noche te conocí,
a oscuras nos tocamos
creyendo que conocíamos
mediante las manos
lo que nuestros ojos
con dificultad veían.

Éramos extraños en la noche,
eso era lo hermoso,
a poca luz para taparnos
las cicatrices del tiempo,
los defectos del alma
aparentando ser perfectos.

A oscuras como los amantes
que apagan la luz por miedo
a sus cuerpos poseídos
de energía transformada
en un gimoteo que acaba
en suspiro, pero traducido
al susurro casi silencioso
del amor que apareció,
no para hacerse,
sino para hacernos.

De noche oscura nos vestimos
para que los instintos
nos halle desnudos,
sin luz para sentirnos
cómodos como los extraños
que éramos y que somos
ahora sosteniendo una vela
que se apaga…
No para extinguirse,
sino para volver siempre
a las escondidas…
a las calles tomadas…

Que todo eso recuerdo
ahora que te pienso
con luces apagadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s