Fue sin querer queriendo

En un momento de tu vida, sea en alguna nueva empresa o al lado de la mujer que deseas aferrar por siempre, ¿no has sido tan precavido que terminas perjudicando lo mismo que cuidas con recelo? Hablo de esa incomprensión resuelta en situaciones que sientes haber obrado fiel a tu voluntad, pero son las perspectivas del resto las que te abofetean por tratar de convencerte que no sientes nada, que la realidad es otra y ajena a tu entender.

Nadie puede asegurar los sentimientos por otros, sean buenos o malos, pero la confianza y lealtad son valores que para ser admitidos requieren de una constante lucha. Interpretar lo que nos parece desinteresado, por ejemplo, puede resultar cualquier otra realidad si es que le preguntas a los mejores pseudolectores de mentes, pero solo quien es objeto de análisis sabe la verdad detrás de su accionar. Si antes de juzgar a primeras preguntáramos el porqué de dicha acción, tratando de captar así la interpretación más elemental del sujeto que juzgamos.

Y si ese sujeto eres tú… ¿No has sentido que por tratar de hacer todo bien, sin la más mínima deslealtad a tus sentimientos ni saña para perjudicar a los demás, eres incomprendido? O es que nadie te preguntó qué tienes, o te señalaron con el dedo inquisidor del psicoanálisis. “¿Por qué?”, creo que preguntarlo hace a uno parecer que pide un favor cuando se trata de un reclamo.

Como decía al principio de este texto, hay un momento en la vida en el que te planteas con toda la pasión posible hacer todo bien, pero esa misma previsión -y hasta inocencia- hace que te sentencien de inadaptado. Pero vamos a lo elemental, ¡ese momento de la vida al menos ha llegado para hacer lo que nunca antes planeaste! Eso es buenísimo, lo siento de corazón, pero mis queridos lectores… Sin querer queriendo hay veces que cuando nos desnudamos completos, terminamos siendo tontos -a los ojos del resto- de buena voluntad. ¡Pero al menos convencidos que ese momento de la vida ha llegado: el cuidado para que esté todo bien!

Foto: David Gilford – Flickr. Bajo licencia de Creative Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s