Feliz San Valentín, mediocre

No soy de las personas que celebran el ‘Día de los Enamorados’, menos el mes a mes de mis relaciones, pero si algo revienta mi paciencia son aquellos amantes frustrados que se identifican con la estúpida frase “si no es feliz conmigo, que sea con otro”. Nada más insensato para quienes se rinden ante la aparente injusticia divina.

Si eres de las personas que se llenaron la cabeza con esta mentira, quisiera decirte que levantes la mirada y, así como ignoraron tus sinceras intenciones, sigue tu camino sabiendo que una ignorante se pierde lo que pudiste haber hecho. Los que me conocen dirán que hablo por la herida, puede ser cierto, pero no limitemos la verdad de los hechos sobre la experiencia que me llevó a revelarla.

Pensar que la dama a quien idealizaste como el amor de tu vida puede ser feliz con otra persona es subestimar tu capacidad de amante. Por más caprichosa que la fémina pueda ser, tú sabes bien que puedes aguantar sus peores actitudes y siempre responder con una sonrisa. El futuro es largo e incierto, es verdad, pero al menos sabes bien que en el porvenir inmediato eres la mejor opción para quien reclama no haber hallado al indicado. Y no quererse lo suficiente es admitir que habrá otro sujeto que la haga feliz, poniendo en desventaja tus propias cualidades.

La intención con este post no es motivar a los tercos/tercas a seguir intentando a quien no se atreve a intentar algo diferente. Todo lo contrario, reconocer en qué situación del friendzone te encuentras para dejar de derrochar tu vida en otras vidas que subestiman tus mejores disposiciones. ¡Hay que quererse un poco!

Para acabar, quisiera hacer una última reflexión muy dura. Así como los defensores del “si no es feliz conmigo, que sea con otro” se engañan diciendo que la indicada para ellos también está en el futuro, siento contarte que la indicada/indicado no aparecerá en tu vida hasta que ésta esté por acabar. Es fácil afirmarlo con tanta certeza cuando aún no has experimentado las incertidumbres del futuro para tener un mejor juicio. La indicada/indicado, por lo tanto, figura cuando ya no tengamos más chances de seguir viviendo, una manera de unir cabos sueltos para darle sentido a una vida jodida por el “si no es feliz conmigo, que sea con otro”.

Es más, creo que nada puede ser considerado como “de tu vida” si es que esta aún continúa. Debe ser en el último trecho de vida, cuando ya no hay más posibilidades de sobrevivir, para recién calificar los elementos que han figurado tu destino. Desde las alturas del futuro juzga las profundidades del pasado.

Foto: Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s