¿Eres de los que siempre llegan tarde? Aquí una buena excusa…

Soy un tardón de tres carajo. Es cierto, pero algo que siempre jode es que nadie te cree cuando explicas que la tardanza se debió a circunstancias ajenas a tu responsabilidad. El tráfico, algún favor de última hora, una llamada importante, etc., nada parece convencer a quien ya juzga que llegaste tarde porque no te interesa. ¡Pero sí interesa! El problema aquí es algo llamado el error fundamental de atribución.

El psicólogo Lee Ross fue quien estableció este concepto como “la tendencia a atribuir las causas de las conductas de los demás a su naturaleza intrínseca, ignorando las circunstancias que imponen límites”*. La razón se debe a que nuestras circunstancias directas nos parecen más manipulables, por lo que las del resto son juzgadas por la conducta del individuo.

Si eres tardón de los buenos, aquí tienes una buena excusa para que no te armen el lío del desinteresado que nada te importa. Lástima que aprendí este argumento algo tarde, pero siempre es bueno saber -o sacar en cara- los prejuicios del resto en situaciones sutiles.

Foto: Flickr – Phil Dokas

* Explicación extraída del libro ’50 teorías psicológicas fascinantes y sugerentes’, de Christian Jarrett

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s