El mutilador llamado oportuno

El cantante cubano Silvio Rodríguez, precisamente en la canción “Testamento”, dice algo muy cierto: “Le debo una canción al oportuno, al oportuno mutilador de cuanta ala”. ¿Hallan el mensaje?

Tras haber emprendido un largo viaje, y unas copas con mi buen compañero Wan Ly Elías, la frase de Rodríguez es algo que no dejó de picarme la conciencia. Hasta antes de haber partido vivía en un estado continuo sin incertidumbres, barajando proyectos de vida sin mayor cuidado, pero el oportuno hizo lo suyo y me mutiló las alas.

Como todo oportuno, este aparece para darnos pequeñas muertes y nuevos nacimientos en una secuencia de vida. Bendito o maldito, el oportuno reinventó las perspectivas para besar el suelo de nuevo y volver a crear mis alas de cera. Los viajes, por más cortos que sean, siempre llevan a caminos lejanos y puertos distintos, con gente distinta, con valores distintos.

Caer duele, pero el horizonte parece cada vez más pequeño cuando te elevas nuevamente hasta que aparece el oportuno, con su puñal para cortar desde las tripas lo que nos mantenía en vuelo: la confianza en saber que hacemos bien las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s